Infecciones por tatuajes de henna

Los tatuajes de henna son muy populares entre los más pequeños, ya es una manera de tener un tattoo sin pasar por las agujas. Algo que no muchos saben es que la henna con frecuencia es manipulada para que su color rojizo natural se convierta en negro, volviendo de esta manera a la tinta tóxica para la piel.

La “henna negra” puede estar realizada con una infinidad de productos, algunos sumamente peligrosos y otros no tanto. El más común es PPD, un compuesto sensibilizante muy potente al que el cuerpo es alérgico naturalmente. Esta sustancia es frecuente en el tinte de cabello.

Al momento de realizarse el tattoo de henna negra no se sentirá nada raro, los problemas vendrán cinco días después cuando en la zona se experimente una gran picazón acompañada de ronchas y úlceras molestas y desagradables. La infección puede durar más de quince días dejando una cicatriz temporal o permanente.

La forma de reconocer si se trata de henna natural o fraudulenta es observando el color de la misma. Si es roja o de un tono similar se trata de henna buena, si es negra no.

A continuación te mostramos un caso real. Un chico estaba de vacaciones en la playa y se vio tentado a realizarse un tattoo de henna. Los padres sabiendo que no tiene nada malo la henna para el uso de menores aceptaron y le tomaron esta fotografía donde lo vemos sonriendo ansioso por ver el trabajo terminado.

La sonrisa desapareció una semana después cuando el cuerpo desarrolló una alergia a la henna que era fraudulenta.

Comentarios

Scroll To Top